La sábila o aloe vera es una planta originaria de Asia aunque comúnmente se le puede encontrar en cualquier rincón del mundo. Aunque hasta ahora han sido registradas 250 variaciones de esta planta, a lo largo del planeta solo 3 especies tienen propiedades regenerativas o medicinales. Esta planta tiene componentes químicos como: potasio, fósforo, magnesio, calcio, hierro, zinc, cromo, manganeso, silicio, germanio, selenio, y vitaminas como: A, B1, B2, B3, B5, B9, B12, C, D y E, además de enzimas y una variedad de aminoácidos.

La ciencia ha encontrado en el aloe vera una gran cantidad de propiedades tanto médicas como cosméticas, de las cuales se podrían nombrar: cicatrizante, laxante, acción emoliente, hidratante, coagulante,  antialérgica, antiinflamatoria y desinfectante.

Aquí te proveeremos de unos pequeños tips que podrían ayudarte a mejorar las condiciones actuales de tu piel, tu digestión y tu cabello. Antes de realizarte cualquier tratamiento, debes seguir estos pasos para lograr obtener el extracto de la savia: antes de extraer la parte transparente que está al interior del aloe vera, debes lavar muy bien esta planta ya que segrega un líquido amarillento que es sumamente peligroso para nuestra piel y nuestro cuerpo ya que es venenoso.

Lo primero que debes hacer es abrir la hoja de la sábila y evitar que su exterior quede adherido al contenido de la parte interna lo menos posible, luego de haber obtenido el cristal (nombre con el que es conocido la parte interna del aloe vera) procederás a lavarlo para así desechar la posible existencia de algún residuo del tóxico que contiene. Si no deseas extraer tú mismo el cristal de la sábila, en comercios naturistas venden cremas o algunos geles que contienen mínimo 95% de aloe vera puro.

  1. Piel: Con el líquido obtenido del cristal de la sábila, puedes añadir aceite coco, almendra dulce y rosa mosqueta, con esto obtendrás una mascarilla la cual te servirá para humectar cualquier lugar del cuerpo, borrar estrías, eliminar el acné, corregir las arrugas, desaparecer manchas, prevenir infecciones, cicatrizar heridas y lo mejor de todo sirve para cualquier tipo de piel.
  2. Cabello: A esta mascarilla o ungüento le puedes añadir aceite de ricino que funciona por si solo para lograr el crecimiento fortificado del cabello. Si quieres brillo en tu cabello, debes añadir aceite de almendra o coco (cual sea de tu preferencia) y lo agregarás directamente al champú, así como también puedes colocártelo al menos 20 minutos antes de lavarte el cabello para que este obtenga brillo y vitalidad.

Este procedimiento puedes realizarlo unas 2 veces por semana, y obtendrás beneficios como: prevención de la caspa, disminución de la caída del cabello, hidratará tu cabello, fortificará las hebras del cuero cabelludo y regulará la secreción de grasa.

  • Sistema digestivo: La sábila en el sistema digestivo tiene un efecto positivo debido a la gran cantidad de vitaminas del complejo B contenidas en el, las cuales son de gran ayuda para dicho sistema.

*Uso para infecciones estomacales: Necesitarás 1 taza de miel pura, el gel de 2 tallos de aloe vera, 50 ml de cualquier licor. La mezcla obtenida se licua y consumirás 5 cucharadas antes de cada comida principal. Repite el tratamiento en intervalos de 5 días.

*Uso para adelgazar o limpiar el hígado: Para esto vas a requerir el gel de 3 tallos de sábila, 1 limón, una ramita de menta, una cucharada de miel pura. Se extrae el zumo de limón y todo se añade a la licuadora hasta que se obtenga una mezcla sin grumos. Esto se debe beber 5 días consecutivos, preferiblemente en ayuna y solo puedes realizarlo 1 vez al mes, siempre acompañado de una dieta balanceada.